Hay un manómetro para un martillo roto